miércoles, 28 de noviembre de 2012

Querída Calíope

Hace tiempo que no te escrito, pero bien sabes que te tengo presente.
Hoy, como los antiguos, te invoco...te convoco! Pues te necesito.

 Los tiempos han cambiado, y no me dedicaré como vos a contarle a la aristocracia las hazañas de los héroes del pasado.

 Porque por un lado, poca aristocracia queda suelta por las calles que quiera oír poesía. Y por otro, porque los héroes, han cambiado su forma y esencia escondiéndose en el anonimato.

 Los héroes de hoy se esconden detrás de circunstancias que nos hermanan en cuestiones básicas. Y de ellos hablará mañana la poesía.

 No seré tu secuaz. No seré tu esclava ni servidora. Y a pesar de que esto pueda llegar a molestarte, insolentemente te pido ...inspiración! Porque mi voz deberá contar lo que otros han escrito. CALÍOPE....TE INVOCO!


(con este texto, abrimos el recital de poesía del 29 de noviembre del 2012 en el Bar Cooper, junto con Arantza Gonzalo Mondragón)