miércoles, 31 de octubre de 2012

La duda y la certeza. Carta imaginaria a Oscar Wilde

Querido Oscar Wilde : me permito escribirte unas pocas líneas. No tengo ni idea de por donde andás, pero se que esto va a llegarte. Estaba hurgando entre mis papeles, y me encontré con esta, tu frase: Halan mucho de la belleza de la certidumbre como si ignorasen la belleza sutil de la duda. Creer es muy monótono; la duda es apasionante Y tus palabras, me hicieron pensar. Y si la duda es el camino a la certidumbre? y si el conocimiento es como una escalera infinita que alterna los escalones de la certeza y la duda, con pequeños descansos en los cuales crees que has llegado a una afirmación absoluta y todo se vuelve a sacudir hasta una nueva certeza? Tal vez, el buscador sea el que está parado en un punto que está afuera del radio de ambas (la duda y la certeza), y desde su punto de observación utiliza la una o la otra…. Pues creo que es así, pero tengo la suficiente cuota de duda como para buscar más posibilidades.
Un abraso Oscar. Con cariño......

Pato Furlong