domingo, 4 de noviembre de 2012

Sisar la belleza




Llueve.
Miro la luz de la farola que pinta el suelo,
y me quedo hipnotizada
por este holograma de la tecnología.
Si pudiera,
robaría el brillo de las gotas de lluvia.
 
Destellos que me deja en equilibrio,
caminando por los hilos de mi cabeza.

Ya nada tengo.
Solo me queda
sisar la belleza de lo pequeño para regalartela  .