jueves, 17 de enero de 2013

Descalza

Conocí tu corazón y solo encontré cristales rotos.

Algunos, vanidosos, pretendían engañar con su brillo haciéndome pensar en tus luces.
Fotografia de Patricia Furlong

Inocencia de juventud que me convertía en indefensa.

Fragilidad enajenada que se transmutaba en supuesta fortaleza.

 Decidí caminar descalza por él.

Un acto de suicidio amoroso que me llevó a las oscuridades.

 Y fui tu esclava por años

 mientras esperaba en los momentos de silencio que alguien

comprara mi libertad.

 Mentiras mezcladas con esperanzas

sostenían mi sutil equilibrio de mujer.

Equilibrio que se sostenía en irrealizables deseos.