sábado, 10 de agosto de 2013

Josh Adamski

Cuando mis ángeles y demonios

se encuentran con los tuyos,

todo es posible.

Entre la retórica y los cuerpo

  un espacio no calificado

 por las palabras,

escucha como retumban

las cosas simples.





                                                                  Silencios que se esconden

                                                                   en el ojal de tu chaqueta.

                                                                  Un vacío cotidiano que reconforta.

                                                 
                                                                  Silencio los delirios de muerte

                                                                  y me cobijo en ti.



Especialmente agradecida al fotografo Josh 
Adamski, quien me ha permitido usar su fotografia.