domingo, 18 de agosto de 2013

Sentía la mañana del domingo. Solo había sonido a nada.
Estaba en el barrio donde los niños parecen de cien años y los adultos aún no han nacido.
Hombres que caminan arrastrando el fantasma del alcohol. Vidas pisadas por la vida