lunes, 18 de noviembre de 2013

Los encuentros (León, tierra que recibe)

Cómo se llama el espacio que hay entre los cuerpos que por primera vez se abrazan? Salir a la búsqueda del otro es parte importante de mi. Y celebro que estas búsquedas no sean inútiles. Reniego de ser los que esperan pues he asumido conmigo misma el compromiso de encontrarte. A quien? A quien la vida me muestre. Guardo en un cajón “lo que nunca llega”, pues me he adueñado de mi misma. En el cajón de al lado, meto al “empeño caprichoso” que esconde nada más que ego. Y así, (parafraseando a no me acuerdo quien) camino libre de equipaje. En este andar, les he encontrado: los poetas de León. Hoy quiero escribir sobre lo que he sentido, pero las palabras no me alcanzan. Vuestros ojos, vuestras voces, vuestros sentimientos rodaban sin más. Todo era natural, esquivando los recovecos. Gracias a Irma y Miguel por su hospitalidad. Gracias a Felipe Piñero y Toño Morala. Gracias a la gente del bar Belmondo. Gracias a Epigenio Rodriguez por leer un poema de mi autoría (me ha sorprendido mucho esto, pues no contaba con ello. No considero que mis escritos estén a la altura de vuestras letras). Gracias a Felipe Zapico. Gracias a los ojos y corazones de la gente que con tanto respeto y silencio escuchan la voz de los poetas. Gracias a los que conocí ese día, como Jota que sacó esas foticos maravillosas. Gracias a Manuel Villa Lopez por compartir con todos nosotros sus abismos. Gracias a la invitación que me hizo no recuerdo quien a ir otra vez al Agora de la poesía. Y como suele ocurrir cuando uno agradece, seguro que de alguien me olvido. Por ello, gracias a todos los que he encontrado. ¿Cómo se llama el espacio que hay entre los cuerpos que por primera vez se abrazan?