martes, 30 de octubre de 2012

Prologo para el libro Yo sueño....la luz"

Cuando Valeriano Gonzales Alfonso me encomendó que escribiera el prologo de su libro, me sentí honrada. No sabía que tres meses me llevaría lo poco que pude escribir. Un verdadero sopapo a mi sobervia! Costó, pero el prologo salio. Y sobre el segundo poemario de Valeriano..... quedó este prólogo:



Cual es el sentido  de la poesía? Que es un poeta? fueron las  preguntas que surgieron ni bien  terminé de leer el segundo poemario de Valeriano Gonzales Alfonso, “Yo sueño....la luz”.Un viaje a los rincones del alma humana.  Alma que anhela hasta la desesperación encontrar la felicidad y justicia en una sociedad enrevesada.

    Quien habita esos rincones?...  es una pregunta  que no tiene por respuesta nombres propios. Se me antoja pensarlos como espacios en los cuales las cuestiones profundas están a la espera de que algún poeta....las saque a la luz.

    Es el poeta quien conecta desde si mismo y su propia vida, con los “puertos de la emoción” que son universales. Y  desde sí, plasma en letras lo no dicho por muchos. Son las voces que nos cuentan  lo que pasa en el macro y microcosmos y cómo ésto resuena en el corazón del hombre. Si bien su poesía pasa a ser terapéutica para si mismos una vez plasmada en obra, cierto es también que sus sueños, luces y oscuridades están en común unión con los sentires  de muchos.


    Será el poeta la voz de los rincones de las almas de los hombres?

    Valeriano, con su poemario, nos acerca a una amplia gama de sensaciones y emociones, que van desde lo sórdido hasta la felicidad (felicidad que mira de reojo los dolores pasados, no siendo ésta nunca completa) . Una y otra vez  aparece la figura de la mujer. La mujer perdida, la presente y la deseada, la madre......

    Sus versos pueden ser gritos desgarradores y otras veces, parecen voces sutiles que susurran embrujos de enamoramiento. Su libro “Yo sueño...la luz! materializa un universo de sensaciones y circunstancias, entre las cuales se esconde el tema de la cordura y la locura, el amor y el desamor, la vida y la muerte, la justicia y la injusticia.... el deseo de un mundo más justo y feliz, a sabiendas de que la vida no ha sido siempre un camino de rosas.

    Y escondida entre las letras...una lamía que se muestra en el poema “Subo a la nube”, recordando a la mitología vasca.

    Desde lo sórdido hasta lo trascendente, condimentado siempre por la duda, los poemas transcurren dejando ese mismo sabor que tiene la vida.

Pato Furlong