miércoles, 23 de abril de 2014

Luto



Entierro una amistad que hasta los delfines han olvidado. Veo como se aleja lentamente la tortuga con el caparazón escrito con versos de promesas y fidelidades. Escucho a las rapaces  picoteando esperanzas, que no eran más que necesidades inconscientes.
Los animales despiertan mi animalidad. Reposo en tus susurros llorando tu perdida. Tiembla hasta el último electrón. Mueren los cuerpos y los afectos.