sábado, 2 de septiembre de 2017

Otoñecida

¿Qué nombre tendrás una vez
que todas las hojas de los árboles hayan caído?
¿Qué color tendrá tu mirada
cuando el ocre haya estallado?
Debajo de una piedra, el hombrecito del azulejo

se asoma invitándome a pasear por el filo de la sospecha.
De puntillas sobre una cascara de nuez
alcanzo a husmear que esta no es mi vida.